"El Mago... del Poker"

Blog del jugador de poker Gandalf, donde podeis encontrar artículos sobre sus distintas participaciones en todo tipo de eventos, así como otros, con diferentes enfoques, también relacionados con este maravilloso mundo.

IMPRESIONANTE E IRREPETIBLE!!!

Posted by Administrador On 4:06 0 comentarios

Con más de tres años de poker a las espaldas, he ganado partidas de muy distintas maneras, al igual que las he perdido de otras tantas formas, pero desde luego, jamás vi nada parecido a lo de este 2 de Diciembre, y no hablo solo de partidas en las que haya participado, tampoco en las televisadas de cualquier tipo de evento del nivel que sea.

Ya al inicio de la partida, tube una de esas manos que convierten una partida más en una partida antológica. Fué contra el amigo Scurot, con ciegas 25/50 formamos un bote de más de 2.000 fichas pre flop a base de resubidas. No tenía una mano demasiado buena, A-8d, pero las sensaciones eran geniales y suelo seguir mis instintos. En el flop se me abre el proyecto de diamantes (7dQ5d), paso y vuelve a meter, otras 3.000. Instant Call. Aparece el turn (5) y vuelvo a pasar al no completarse mi proyecto, y él pasa también, lo que me empieza a hacer pensar que no está tan seguro de su mano como quiso hacerme creer antes. El river trae otro 7, y tengo claro que a poco que lleve (pongamos una dama) yo estoy más que perdido. Con un bote de más de 8.000 fichas y todavía unas 10.000 por detrás, tengo claro que debo ser valiente si quiero ganar, y decido arriesgarme con la confianza de que a las malas, me quedo con muchísimas fichas aún para poder remontar. Le pongo 3.000, menos de medio bote, para dar la impresión de que quiero que pague. El lo piensa un buen rato y al final arroja sus cartas al mazo, y yo, al instante enseño las mías para sacar más ventaja aún de la mano. Las fichas, y su tilt, que no es poco.

Otra buena jugada me pilló por medio a mitad de partida, cuando después de flopear color, dos de los que estaban conmigo en la mano se restaron. Si no recuerdo mal, el uno buscaba el cuarto diamante para hacer color al As, y el otro buscaba una escalera tripona o emparejar su Overcard. Al final no salió un diamante más y acabé poniéndome aún más grande de fichas.  Son de esas manos que a mí particularmente me hacen enchufarme más si cabe a las partidas. Con el ánimo por las nuves y una buena ventaja para hacer mi juego casi desde el principio, fué una de las partidas más tranquilas que recuerdo, ya que todo fué según el guión esperado y acabé en el Heads Up con una diferencia de diez o quince mil fichas sobre Fernando.

Pero quién me iba a decir en ese momento que no recordaría esa partida por el farol anterior, ni por el triple All Ín ganado y que lo más "fuerte" estaba por llegar... Pues así fué:

Empezamos el Heads Up como digo con una buena ventaja a mi favor. Eso y la inercia ganadora de toda la noche me hacía vaticinar una victoria más o menos cómoda, porque además tengo un buen porcentaje de victorias en el Heads Up contra este jugador.  Nada más lejos de la realidad, ya que en dos errores mios pagando el All Ín de Pulpón sin demasiada mano, acabé con solo 1500 fichas, o lo que es lo mismo, ciega y media contra sus 70.000.

La partida estaba claramente perdida, y no había nada que yo pudiese hacer contra eso, así que en 
la siguiente mano, no miré siquiera las cartas, con la extraña idea de que la derrota parecería así menos dolorosa. Simplemente acerque las fichas que me quedaban a las cartas y envidé. Por supuesto, el pagó para darme la puntilla. Mentiría si dijese que recuerdo las cartas, pero si recuerdo que una de las que me valía para ganar apareció en el flop y me dió las 3.000 fichas. "Engordar para morir" dijo Fernando y no sin razón cuando ya teníamos la siguiente mano repartida. Con 3.000 no podía hacer mucho más que con 1.500, así que repetí el ritual anterior y volví a restarme sin mirar las cartas. Volvió a pagar convencido de que se acababa ahí. Yo también lo estaba, pero otra vez mi carta apareció en el flop para ponerme ya con 12.000 fichas. Misma historia en la siguiente, esta vez ya más por curiosidad que por necesidad, ya que con las 12.000 fichas podía haber empezado a intentar jugar de verdad. Pagó una vez más supongo porque en esta ocasión si que llevaba cartas, K-8s. Por eso recuerdo esta mano, ya que yo descubrí después 8-2, lo que hacía que en esta ocasión mis cartas no estuviesen siquiera vivas. Solo me valía el 2, y apareció nuevamente en el flop para doblarme otra vez, y transformar la cara de Fernando por completo. Lo que empezó siendo anecdótico se había convertido en una pesadilla cruel para un jugador que habría merecido ganar la partida mucho antes y con mucha menos incertidumbre. Y otra mano más, que también recuerdo por ser la única que gané merecidamente. Si, también gané esta, me resté pre flop por quinta vez consecitiva sin ver las cartas y Pulpón no tuvo otra que pagar. Yo tenía A-7, y él A-6. Podía ser que en esta ocasión tuviese él la suerte que no tuvo en las anteriores yendo por detrás, es más, sería lo suyo, pero tampoco fué la suya, ya que mi 7 volvió a caer en el flop para despejar dudas a las primeras de cambio. 

Ya con 48.000 fichas, pensé que era el momento de ponerse serios, ya que de nada valdría la proeza anterior si acababa perdiendo la partida. Empezamos a ver flops, turns y hasta algún river, y ahí la cosa cambiaba, cuando no por la suerte, por jugar peor que él. Así que decidí que debía volver a lo que me había ido tan bien, porque además siempre había soñado con ganar una partida de esta manera.  Las cartas calleron a mis manos, y aunque no puedo negar que tube la tentación de mirar, anuncié el All Ín antes de caer en ella. Él pagó al instante, y lanzó su AK con rabia contra la mesa, como seguro de que esta era la suya. Yo miré las mias ya con el gesto torcido, y lo torcí aún más cuando vi mi 4-T. Una vez más en manos de la suerte, y esta volvió a abrazarme sacando mi diez otra vez en el flop.

Y así fué como me hize con la partida más extraña que haya jugado nunca. Entre tanta alegría por la victoria y como se produjo, me queda también un sabor agridulce por mi amigo Fernando, ya que se me ponen los pelos de punta solo de intentar ponerme en su lugar. No obstante, en estos casos como en otros muchos, habrá que hacer nuestro el dicho ese de que "EL POKER ES ASÍ..."

Categories:

Raul Mestre Campeon del mundo

Posted by Administrador On 22:54 0 comentarios

Hay que felicitar a Raul Mestre por ganar el titulo de la IFP. Siempre mola cuando la varianza tiene el detalle de que los titulos coincidan en la gente que tiene meritos solidos para ellos fuera del tipico runneo en god mode en el momento adecuado.

Obviamente mi opinion de Mestre no cambia por que gane este torneo de la misma forma que no empeoraria si en alguno de los spots claves la suerte no hubiera estado de su parte. Al final aunque lleve el rimbonbante titulo de "Campeonato del mundo" no deja de ser un torneo de 100 y pico fulanos y todos sabemos lo que hay en las chimbas.

Pero así y todo es muy "good for poker" que se lleve el titulo Mestre, alguien que no solo sabe un webo de poker si no que ademas esta detras de toda una escuela de cracks como Educa, lo cual no tengo ni que explicaros el merito que tiene.

Mestre lleva años haciendo escuela y enseñando a jugar un poker de calidad. Cuando yo empezaba en el 2006 Sir Donald ya estaba petandolo en los niveles mas altos del Limit en Partypoker y ya debia de estar empezando con la primera oficina. Es increible pensar que conta clase y tantos años en el "candelabro" este sea el primer torneo que gana...

Para que luego algun despistado hable de hacerse pro de torneos.

Ademas Raul no solo es un gran jugador y un gran teorico, si no que puede argumentar sus teorias sobre de nuestro "deporte" como pocos. No se si el IFP tratará de promocionar a saco su titulo frente a las WSOP o EPT pero desde luego si lo hace tiene un jugon en sus manos.

No se si en el hipotetico caso de que yo supiera lo suficiente de poker estaria de acuerdo al 100% con todas sus lineas de juego, pero de lo que no me queda duda desde la primera vez que le escuche hablar en los pasillos de las WSOP es que es un reputo crack hablando de poker. Escucharle opinar, hablar de "pollazos" y "fishes" o discutir sobre manos y estrategia con otros cracks siempre es un gustazo aunque muchas veces un fish como yo tenga que concentrarse al 100% solo para poder seguir el hilo.

Uno de mis mejores recuerdos de las WSOP siguen siendo la primera vez que le escuche hablar de poker en serio. Era el 2009 y Miragino habia busteado tras pagar meter la tercera con 22 y pagar la cuarta del hijoputa a su izquierda con Q4. Pena que mi memoria sea una mierda porque me sabia el nombre... llego deep el año pasado creo. Volviendo al tema hubo fuegos artificiales y el pollo le pincho la Q en turn y Alberto busteo. Poco despues estabamos en la sala everest Mestre, Font, Valero y yo comentando diversos aspectos de la mano. Mejor dicho... ellos tres comentaban y yo flipaba de las capas que tenia la cebolla del poker de jugones.

Tambien me acuerdo de las charlas con Tizona a pie de mesa cuando se daba de hostias con Lisandro (que aquel año era POY con tres brazaletes)... de la leccion magistral que nos dio de bubble factor cuando el JJvsK2 de Perico. que tiempos...

(como no encuentro en mi disco duro ninguna foto de esa mesa Lisandro-Mestre (estar estan, pero sin etiquetar) os subo esta que ha aparecido por google y el link al post de su blog donde Mestre comenta las manos con el POY)

Volviendo al presente sinceramente tengo admitir que no le hice puto caso al torneo este. Ahora me arrepiento por haberme perdido el estar en el rail virtual cuando dio el pelotazo. Pero si ya tenia medio marcada a la IFP con una X por lo del "pais" Zynga me acabaron de desinflar cuando decidieron repetir el dia uno por equipos despues de que la Armada se hubiera salido por la banda con sus resultados.

Segui un poco lo que iba pasando por twiter pero sinceramente no sabia quienes eran sus rivales en la mesa final hasta hoy.

En fin. Felicitar una vez más a Mestre... a ver si sigue reventandolo que ya se sabe que esto va por rachas...

Os dejo para rematar la entrevista que le hizo Fran al acabar que me ha gustado mucho...

Categories:

10th-ann-thumb.JPG

La sencillez y complejidad del Texas Hold'em, es lo que sacó el poker de esos locales oscuros llenos de humo para llevarlo primero a los principales casinos del mundo y luego al calor de nuestros hogares de la mano de la tecnología. Un minuto para aprenderlo, toda una vida para dominarlo, eso es lo que dicen de ese juego que amamos, al que jugamos y del que escribimos.

Pero, por supuesto, no es el único. Puede que el Texas Hold'em sea el abuelo de todos los juegos de poker, pero es solo el patriarca de una variopinta familia de modalidades diversas y peculiares. A pesar de que PokerStars ha construido su historia alrededor del hold'em, también ha hecho un hueco al resto de juegos que habitan este singular mundo llamado poker.


Remontémonos, por ejemplo, a este mismo mes del año 2006. Fue entonces cuando PokerStars anunció el lanzamiento del 5-card Draw (poker de cinco cartas con descarte según la cultura popular) y el 2-7 Triple Draw. Ese mismo año, y como parte del World Championship of Online Poker, PokerStars incluyó el Razz y el HORSE en su oferta de disciplinas. En 2006, el WCOOP arrancó con un evento de Razz que duró 13 horas. Casi 1.300 jugadores se dieron cita en el torneo inaugural de esta modalidad y Nabokov fue el vencedor del primer título de Razz de PokerStars.


wcoop-razz-2006.jpg


La primera mesa final de Razz en el WCOOP de 2006



En sus diez años de historia, PokerStars ha hurgado en la caverna donde se esconden los juegos de poker y resucitado modalidades que muchos creyeron desaparecidas. Además del todopoderoso Hold'em, hoy PokerStars ofrece partidas en las siguientes disciplinas:



  • Omaha




  • Omaha Hi/Lo





  • Seven Card Stud




  • Seven Card Stud Hi/Lo




  • Razz




  • Triple Stud




  • HORSE & 8-Game Mix




  • HORSE




  • Five Card Draw




  • 2-7 Triple Draw & 2-7 Single Draw




  • Badugi




  • El último de estos juegos, el Badugi, es una mezcla entre omaha (cuatro cartas), razz (la más baja gana), con la peculiaridad de que todas ellas tienen que ser de distinto palo. Dicha modalidad fue la última incorporación de la sala de la pica roja allá en el año 2009.


    Ahora puedes conectarte en PokerStars y encontrar tanto partidas como torneos virtuales en casi cualquier variedad de poker. Además, tanto el WCOOP como el SCOOP ofrecen eventos para los jugadores que se especializan en disciplinas menos concurridas.


    Si eres nuevo en esto del poker o te has pasado los últimos diez años de tu vida jugando al hold'em, puede que te interese visitar la página de los juegos de PokerStars. Ahí encontrarás descripciones e información detallada de todas las modalidades que PokerStars tiene en oferta.


    ¿Y quién sabe? Puede que encuentres algo más interesante que el hold'em... Doy fe de que eso puede suceder.

    FUENTE: POKERSTARS BLOG
    * * * *

    Categories:


     Pius Heinz se ha proclamado campeón del Main Event de las Word Series of Poker 2011 tras imponerse en el cara a cara final al jugador checo, Martin Staszko. El reciente fichaje del equipo Pro de PokerStars, se ha embolsado 8.7 millones de Euros por su hazaña. Heinz se convierte de esta forma en el primer jugador alemán que consigue llevarse el trofeo que le acredita como campeón.
    "Es el día más feliz de mi vivda. No puedo creer lo que ha pasado. Es irreal", fueron las primeras palabras que el Heinz pronunció tras coronarse campeón. La victoria de Heinz añade su nombre a la lista de campeones que son miembros del equipo Pro de PokerStars. En 2003, Chris Moneymaker se clasificó a través de PokerStars para participar y ganar en torneo. Desde entonces, seis de los ocho títulos disputados han ido a parar a manos de miembros del equipo de la pica roja. :Greg Raymer (2004), Joe Hachem (2005), Peter Eastgate (2008), Joe Cada (2009), Jonathan Duhamel (2010), y ahora, Heinz.
    La mano final se produjo cuando Heinz vio con AK el all-in de Staszko T7. Las cartas comunes trajeron 529, J, 4 con lo que se mantenía la ventaja inicial del jugador alemán. Tras la eliminación del estadounidense Lamb a manos del jugador checo, el cara a cara devino con continuos cambios de liderato hasta que una mano devolvió la diferencia a 4-1 a favor del flamante campeón. En un flop T 7 K , Heinz apostó 8.2 millones de puntos que Staszko subió otros 17.5 más. El alemán decidió ir all-in con A Q y el checo no dudó en ver con su Q 9 con el inminente proyecto de color. Con 12 outs disponibles, el turn y river concretaron la ventaja sideral del alemán: Turn 3 y el River 6 .
    El golpe resultó definitivo y solo una hora después, el brazalete dorado ya conocía a su nuevo dueño.

    Os dejo el vídeo de la mano final.


    Categories:

    Mi Primer "Hat Trick"

    Posted by Administrador On 3:09 0 comentarios

    Lo conseguí en el último torneo del Camel, en La Puebla, el pasado fin de semana del 29 y 30 de Octubre. Ya de por sí era un torneo bastante especial, puesto que asistíamos juntos Pulpón, M3Lgo, Tomellosero, Paco y Yo, cosa que no habíamos hecho antes en un torneo fuera de Tomelloso. Simplemente el viaje de ida, ya fue una pasada, sin haber siquiera tocado las cartas. Íbamos Ramón (M3Lgo) y yo en el coche, hablando de todo, y mucho de poker. Tenía un montón de ganas de jugarlo, y por que no decirlo, muchas expectativas, después de los grandes resultados cosechados en los dos últimos. Quería, en cierto modo, probarme a mi mismo, y ver si era capaz de mantener el nivel y sobre todo la concentración para llegar de nuevo a los puestos de arriba. Era fácil relajarse en esas circunstancias y no quería cometer ese error.

    Del primer día, recuerdo pocas cosas, simplemente que me sentí bastante cómodo en mi mesa, robando de vez en cuando, y jugando "bien" mis cartas cuando eran buenas. Como manos interesantes, recuerdo un triple all ín, donde dos de los jugadores tenía dieces de mano, y el tercero AQ. Era el de mayor edad en la mesa, y acabó triplicándose con su As en el Turn. Hasta entonces, había estado muy corto, llegando incluso a estar a punto de salir en dos ocasiones. Lo peor de la noche, fue la eliminación de Ramón, que no había tenido demasiada suerte en todo el torneo. Con AJ se topó de nuevo con el señor del AQ anterior, que en esta ocasión había pagado una subida con una mano bastante marginal,    6-4. El flop le trajo su jota, y se envidó de cara, creyéndose claramente por delante. La desgracia fue que junto a esta, aparecieron dos  seises que firmaron su sentencia. En fin una jugada bastante inverosímil. Es cierto que cada uno juega como quiere, y que este tipo de jugadores abunda en cualquier partida, pero no lo es menos, que para un gran jugador como Ramón, es dificilísimo poder prever eso y menos aún escaparse vivo. También me sorprendió negativamente ver salir a las primeras de cambio a Luis Alberto, ya que si no era el mejor jugador de los que allí estábamos, era a lo sumo, el tercero. Tomellosero había sido eliminado en el primer nivel, y a Pulpón no le habían aguantado sus ochos de mano cuando se restó, saliendo poco antes de que se cerrase la semifinal. Así que quedábamos Paco y Yo para luchar por el premio el día 2.

    Mis expectativas seguían si no es que aumentaban tal y como afrontaba el segundo día. Colider en fichas, con más de 21.000, y en una mesa en la que ya había jugado casi con la mitad. No lo había hecho con el jugador de mi izquierda, Josué, del que me habían advertido que era un gran jugador, muy sólido. Con el fue mi mayor enfrentamiento del torneo. Tendría ya unas 27.000 fichas cuando dos damas se aparecieron bajo mis manos. Recordando mis últimas experiencias en igual situación, decidí abrir la mano por cuatro ciegas. Sin pensarlo demasiado, pagó mi apuesta, y después de tirarse el resto de la mesa, el flop trajo AAX. Pasé, y sorprendentemente él también, lo que terminó de descolocarme. El turn trajo otra carta aparentemente inofensiva para mí, y esta vez decidí subir, más o menos el valor del bote. Pensó unos instantes y anunció All Ín. No recuerdo exactamente en que lo puse, ni que pensé, simplemente recuerdo lo que dije antes de pagar. "Para ganar un torneo hay que ser valiente, y además estoy harto de cagarme con esta mano, así que pago", y perdí!!! Claro, tenía el As. Otra vez las ..... damas, y otra vez en la mano clave de la partida. De haberla ganado, habría tenido la mesa final en el bolsillo, y medio torneo casi también, ya que me habría puesto con más de 40.000 fichas y el jugador más fuerte de la mesa fuera de la partida. Pero perdí, y me quedé con poco más de 10.000 fichas y otra vez en Tilt. Paco salió poco después con una jugada mal elegida, envidándose con KQ.

    Una vez me rehice mentalmente y me dí cuenta de que no estaba tan mal al menos respecto a la mayoría de la mesa, comenzó una nueva partida para mí, me volví aún más sólido y me aferre a la mesa para lograr la plaza en la mesa final que creía merecer. La suerte me sonrió unas jugadas después dándome un par de jotas de mano que me permitieron eliminar al único jugador que quedaba de los que habían estado en mi mesa el día anterior. A partir de ahí, y ya con más de 15.000, volví a abrir el rango, lo que me permitió llevarme más de un bote by de face.

    Quedábamos 5 jugadores, la burbuja de la mesa final, y yo otra vez con más de 20.000 fichas. Dejaron de verse subidas y mucho menos resubidas, limitándose la actividad a pagar como mucho las ciegas cuando no te regalaban hasta la pequeña. Así un par de niveles, hasta que la cosa se puso en 400/800 y hubo que jugar.  En la primera mano de la nueva ciega, recibo AKs, y subo a 3.600. La mesa al completo se tiró isofacta, llevándome la nada despreciable cifra de 1.200 fichas. Esto me dió la idea de probarlo sin cartas, y valla si funcionó. No recuerdo haber robado tanto y tan cómodo en otra partida, lo que me permitió entrar a la mesa final con más de 30.000 fichas. Y pudieron ser más si no hubiera perdido 4.000 en una subida que fue contestada con un All Ín que apenas la cubría. Josué me vengó de forma involuntaria eliminando unas manos depués a este jugador, lo que rompió la burbuja.

    Empezamos la mesa final después de cenar. Iría segundo o tercero en fichas, con Josué algo por debajo, y un Chip Leader, muy por encima, con unas 40.000. Del resto, había varios muy cortos, a los que solo salvaba el haber suavizado de nuevo las ciegas volviendo a 50/100. Me llamó la atención que uno de los finalistas era el hombre mayor del que hablaba en el día uno, y no precisamente corto de fichas.



    La partida se desarrolló de forma previsible, saliendo más o menos cronológicamente en función de las fichas con las que entraron, pero quedamos 4, y muy igualados, y la cosa empezó a cambiar. Se volvieron a limitar los movimientos y se intensificó el respeto en la mesa. Yo me mantenía en mis 30.000 fichas, lo que llegados a ese punto no sabía si era bueno o malo. Más bien lo segundo, pero sin llegar a ser preocupante. No me podía mover demasiado, ya que el Chip Leader (el de la foto de arriba), no me pasaba una, y me resubía en cuanto me pasaba de listo. El único que se arriesgó algo fue Josué, contra el señor mayor (ya me fastidia llamarlo así, pero no recuerdo su nombre), y recibió un buen bocado.

    Siempre he dicho que las partidas lentas y tediosas no están hechas para mí, que yo soy más de jugar que de aguantar, y quedo demostrado una vez más, ya que con este panorama durante casi una hora, empecé a tener claro que estaba ante un mal escenario para mí. Así las cosas, la cuerda se rompería por el sitio más débil, y ese sabía que era yo. Y lo peor es que ni siquiera me importaba, quería acabar ya con esa "agonía", y daba igual si era como 4º o 3º, ya que además el salto de premios era más simbólico que otra cosa. En el último descanso, dije a mis amigos "Con las próximas suited más altas de 8 que pille me envido". Y dicho y hecho. Me siento de nuevo, y recibo QT de corazones. Josué a mi derecha sube a unas 5.000 y yo pago al instante simplemente pensando que había que ser coherente con lo que se dice. El flop trae AJX y dos corazones. El pasó y yo me envidé de cara porque ni pre flop había imaginado tres cartas que me fuesen tan favorables (mejor pinchar alguna claro, pero en su defecto, es un gran flop). Lo pensó un buen rato, y más largo aún que se me hizo a mí. Por momentos pensaba que se tiraba, e intentaba mandarle señales para que fuese, con mis gestos y comentarios. Al final hizo caso a estos y pagó. Y yo tan contento incluso después que levantase su A9. Estaba convencido de que saldría mi corazón, o en su defecto, el Rey salvador. Al final ni lo uno ni lo otro, y acabé saliendo cuarto, pero muy contento, ya que había pagado con la mano que quería, y me envidé después de ver en el flop las cartas que quería ver. En fin, una pena otra vez no acabar mejor, aunque al menos pude descansar, que también me vino genial, ya que los dos días de juego acabaron siendo demasiado. Finalmente el ganador fue el "Hombre Mayor",  y el segundo, Josué, al que no le bastaron mis fichas para acabar ganando, contra la suerte del campeón que le hizo no ganar ni una sola mano en el Heads Up, cosas de este juego. Tercero fué quién había estado practicamente todo el torneo escandalosamente por en cima del resto en fichas, más cosas de este juego que supongo que le debieron dejar bastante mal sabor de boca.
    Lo mejor del torneo, aparte de que fui con mis amigos de siempre, fue sin duda el compartir mesa con algunos buenos jugadores, especialmente Josué, del que pude aprender durante todo el día 2.

    Y ha sido así como he completado mi primer Hat Trick en esto del poker, ya que en este mes de Octubre, he logrado hacer caja en los tres torneos en los que he participado (Perla Negra en Tomelloso, Casino de Aranjuez y Pub Camel en Puebla), lo cual, más allá de la importancia de los torneos en sí, es un orgullo para mí como jugador.

    Categories:

    Una buena tarde de Poker

    Posted by Administrador On 22:07 1 comentarios

    Pulpón, Pako y yo no habíamos ido aún juntos al Casino, por lo que esa tarde el torneo en sí no era lo más importante, sino disfrutar juntos del ambiente del casino. No pensabamos demasiado en el torneo, hasta el punto de que a la entrada de Aranjuez, no habíamos dicho una palabra sobre el tema. Quedar mejor o peor parecía dar lo mismo, y simplemente el hecho de disfrutar juntos de esa experiencia nueva ya era premio suficiente para los tres.



    Llegamos con poco margen, y antes de que nos diésemos cuenta ya estabamos acomodados en nuestro sitio. Empezaron a dar cartas, y la estrategia era clara, no moverse más de lo imprescindible durante los tres primeros niveles, ya que no tenía intención alguna de recomprar. Durante el primer nivel no vi ni una mano "jugable", por lo que mi actividad se limitó a regalar mis ciegas la mayoría de veces, y a robar también alguna de vez en cuando para no mostrarme demasiado débil. Como del día a la noche, la cosa cambió apenas pasamos de nivel, y la segunda mano con la nueva ciega fueron una pareja de jotas que tal y como iba la noche me hizo hasta levantarme del asiento. Subí a 375 en UTG+2, y solo uno me aguantó. El flop A73, paso y el otro mete de cara 800, y las jotas fuera, boca arriba, aviso a navegantes. Unas manos después, ases, y ahí si que se me debió notar, subo a 400 y me siguen tres. Sale un flop blanco, y hablo primero, metiendo 800. Y todos se tiran... Ya avanzado el nivel, tengo K8 en ciega grande, la mano viene mini raiseada y pago. En el flop la carta más alta era mi 8, así que meto 900, más o menos el tamaño del bote, todos se tiran menos el botón que resube a unas 3000, que era lo que me quedaba por detrás en ese momento. La primera idea fué ponerlo en una pareja mayor, pero no me cuadraba que no hubiese resubido pre flop, además, en la mano de las jotas me había hecho un comentario como dando a entender que era un cobarde al no pagar con mis jotas con un As en la mesa, ya que en caso de perder, no pasaba nada, ya que podría recompar, con lo que cobraba más fuerza la idea de que me la estubiese jugando sin nada, pero aún así me terminé tirando, y el reconociendo que no tenía ni rex, pero que simplemente no le cuadraba la forma en que yo había subido después del flop, que le había parecido demasiado ansioso, cosa que aún no he terminado de entender. Y así, entre pitos y flautas me ví con 800 fichas, o lo que es lo mismo cortísimo. Ya a punto de terminar el tercer nivel, después de haberme restado un par de veces con manos semimarginales sin que nadie hubiese querido guerra, recibo Ases de nuevo, y en UTG, me envido de cara. Me pagan 4, uno de ellos restado también, y antes de que me terminase de relamer, uno de ellos se tira en el turn y se ven las cartas resultando que el de enfrente mío también tenía ases, así que me tocaron cuatro fichas quedándome con unas 1700. Cuando el croupier había anunciado ya última mano, me veo 66 en el botón, y me vuelvo a envidar, quedándome solo con la ciega grande. Recogí mi Ipod y mi guardafichas, y me levanté con la idea de que ahí acababa todo, pero mi 6 quiso aparece en el turn y me doblo poniéndome con algo más de 3000. Con esas fichas, decidí no hacer el add on, ya que como se estaba dando la noche, era simplemente alargar la agonía.

    En el descanso no contamos más que penas, ya que a Pako y a Pulpón la cosa no les había ido mucho mejor. Nos fumamos un cigarro intentando darnos ánimos y vuelta a la mesa, a intentar cambiar las cosas.

    De vuelta a la mesa, la primera mano AKp en el botón. El UTG+3 mete 800, se tiran los demás, y yo envido de cara, ya que una resubida en condiciones me dejaría con menos de un tercio mis fichas por detrás. El tenía KT, y el flop me dejó tranquilo trayendo mi As. Unas manos después, vuelvo a verme Jotas, y acordándome de la vez anterior, las resubo esta vez con más fuerza desde UTG, a 1200. Por la mitad de la mesa alguién se envida con 6000 fichas, y el big stack de la mesa le hace instant call dos puestos depués. Me toca hablar, y decido envidar yo también. El otro jugador iguala mi diferencia, y cartas arriba. El primero en envidar tenía dos cuatros, y el otro AK, y un board blanco como la patena me permitió ponerme con más de 25000 fichas. Así las cosas decidí que era el momento de activar el modo agresivo, lo que me permitió robar algunos pequeños botes y bastantes ciegas en las que yo era botón e irme a cenar con 37.000 fichas.

    Unas manos despues de la cena, se rompió mi mesa y me trasladaron, con el Stack practicamente intacto. Intenté seguir a lo mio, pero pronto me dí cuenta que no sería tan facil. La mayoría de la gente estaba muy bien de fichas, y te pagaban practicamente cuaquier cosa con tal de ver cartas, cuando no te resubian, como me pasó en los dos primeros intentos de farol con posición con 9Ts y QJo, lo que me dejó más suave que una malva. Solo gané una mano en esa mesa, teniendo AQ en la ciega grande, la mano me vino subida, y simplemente pagué. El flop trajo QQK, y pasé intentando hacer creer que mi mano era debil. Lo debí hacer bien, porque el otro se resto de forma instantanea, casi tan rápido como fuí yo en anunciar call, recuperando las fichas perdidas en los faroles de antes. Aparte de por eso, me sentía incómodo en la mesa, ya que parecían conocerse todos allí, y no paraban de hablarse unos a otros, provocando un jaleo general que no había visto antes en una mesa de casino. Por suerte no tardó en romperse también, enviándome después a la primera mesa de la sala, lo que me garantizaba que no se volvería a romper hasta bien avanzado el torneo.

    Me dije a mi mismo que había que tener mucho cuidado llegados a este punto, ya que conocía a varios de los que se sentaron conmigo, y no precisamente por ser unos fish. Estaba claro que quedando menos de 60 jugadores, el trigo se había separado definitivamente de la paja, y en mi mesa solo había trigo y del bueno, por lo que tocaba ser otra vez más sólido. No me debí autoconvencer lo suficiente, porque en la 3ª o 4ª mano me enfrasqué en un bote de más de 20000 puntos con QJ, y dado que no me salió nada, decidí apoyarme en el tercer corazón que apareció en el river metiendo medio bote, a lo que el otro contestó con un All ín que me sacó de dudas y me dejó con 25000 fichas y callendo en picado. Después enseñó su color al As, y yo me quedé preguntándome si con una subida más pequeña no habría sido mejor... Entre eso y que parecían estar de acuerdo en tener una manaza cada vez que decidía meterme en una mano, me ví en poco tiempo con poco más de 20000 fichas y una sensación bastante agria. Era como si nunca supiese elegir el momento, así que unas manos después cuando a mi mano llegaron dos nueves, decidí que este sería un buen momento sí o sí, y me envidé de cara. El chaval de dos posiciones a mi derecha pagó, y enseñó AQd. Volví a levantarme y a prepararme para ser el primero de mis amigos en salir, pero otra vez este gesto debió darme suerte, ya que mi 9 apareció en el turn, justo después de su As y me volvió a colocar con un buen Stack, por encima de los 50000 puntos. Volví a activar el modo agresivo y en esta ocasión si que me dió un buen resultado, ya que unas manos después abrí un bote con KT a 6000, pagando el chaval del color anterior. El flop fué QT7, y metí All Ín de cara. Después de mucho pensar, se tiró enseñando una dama, y yo hice lo propio con mi farol.

    Nuevo cambio de mesa. Quedábamos 18 jugadores, a dos de entrar en premios, y yo con algo más de 95000 fichas. Pako se mantenía también aunque corto, y Pulpón había tenido mala suerte con dos ochos de mano, quedando en el puesto 27.

    Llegó entonces la mano crucial del torneo. En UTG me veo dos damas, y decido simplemente pagar, ya que con la burbuja tan cerca, la mesa estaba siendo muy tranquila, viendo muchas cartas y con pocas resubidas. Pasan todos hasta el cut of, quién para mi sorpresa se envida por 65000 fichas. El botón y las ciegas pasan, y la pelota está en mi tejado. Pagar 57000 más, o perder 8000. Creo que al final me pudo más el quedarme sin saber que hubiese pasado de ganar esa mano que la confianza de ir por delante, que también la tenía, aunque sabía que un simple As mal acompañado podía dar al traste con dos tercios de mi stack. Al final pagué, y cuando enseñé las cartas, la gente pareció sorprendida de que hubiese dudado tanto (era la última mano antes de otro break y todo el mundo estaba pendiente de mi mesa), incluso murmuraban dando por seguro que ya quedaba uno menos para la burbuja. Nada más lejos de la realidad, el otro enseñó A7, y su color de diamantes al 7 en el turn vino a dar la razón a mi parte conservadora. Me quedé con apenas 30000 fichas y todo un descanso para pensar en ello. Alguién me dijo entonces una frase que estoy seguro que no olvidaré nunca: "si limpeas con Damas, vas a pagar lo que te echen" la cual creo que explica por si sola mi error en la mano.

    Volví del descanso tiltdado como pocas veces, pero la diosa fortuna quiso devolverme pronto lo que me había quitado antes, y las primeras cartas que me ví en la mano fueron dos ases que me parecieron dos salvavidas. Me envidé de cara en la ciega grande y el único de la mesa que había limpeado la ciega pagó mi all ín. Tenía AK, y volvió a colocarme con unas 70000. A partir de ahí, fuí conservador esperando que saliesen los dos que faltaban para coger premio, y llegados a este punto, jugué despreocupado intentando quitarme la tensión producida por las 10 horas de juego que en ese momento llevaba. Al final me envidé con 9Ts, y me encontré con un AK que terminó dejandome en el puesto 14, y con un a mi juicio, muy digno torneo a las espaldas. Mi amigo Pako acabó finalmente en el puesto 12 lo que terminó por convertir una buena tarde de poker con amigos en una tarde de juego gloriosa. Un buen pinchacito para ambos que una vez más parecemos ir de la mano en cuanto a resultados.

    Categories:

    La cara y la cruz...

    Posted by Administrador On 1:37 0 comentarios

    Ayer fue la cruz, aunque fue una cruz bastante descafeinada, ya que a pesar de que salí de mala manera del torneo del Casino de Aranjuez, por lo demás fue una tarde noche genial en compañía de mi buen amigo Frodo (Paco).
    En cuanto a la partida, a excepción de la mano que me dejó fuera, no hubo nada que me sorprendiese demasiado: Una auténtica locura durante los tres niveles de recompras, y mucha más cautela una vez eliminada esa posibilidad. Yo no me moví demasiado, y un color en el river y una pareja de Jotas al As me permitieron ponerme con casi 10.000 fichas antes del Add On. Mi mejor mano del torneo vino antes de la  pausa, la mano venía limpia, y me veo QJ. Puesto que como he dicho no me moví demasiado, decidí aprovechar mi posición (Cut Of) e intentar robar alguna ciega. Subo a 600, con ciegas 150/300, el botón y la ciega pequeña se tiran, y la ciega grande me resube a 2.600. Mi primera idea fué tirarme, aunque luego recapacité. Llevaría una pareja, pero no Ases, ya que con estos me habría dado más coba. Además si me resube es precisamente para no ver uno en el board. Pago y el flop trae AAK, y el pasa, y no con un pase de esos que parecen decir "Mete tu que verás", sino como con miedo, así que en base al planteamiento que hice al pagar, decido ir All Ín. Lo pensó mucho, tanto que daba miedo, pero al final, anunció Fold lanzando sus Damas boca arriba y entregando la mano. Y debió ser el destino, ya que una vez rota la mesa y acoplado en la nueva, recibo QQ. La primera mano, en UTG+3 y venía limpia, así que meto 800 estando ya la ciega en 200/400. Todos pasan, y las ciegas pagan. Flop T96, ambos pasan y meto algo más del bote, porque ya me estaba oliendo mal. 2.600 vuelven a pagarme los dos. El turn trae un 8, y en esta ocasión, una vez que se pasan, decido envidar por unas 12.000, porque solo me veo perdedor en caso de que alguno pagase con sietes y no quiero ver más cartas. Justo antes de envidar, pregunté a el que tenía más fichas cuantas le quedaban, y a la vez que me dijo que algo menos que a mi, me anunció que se las iba a jugar... No pensé que pagaría, ya que si meto la caja sabiendo que va a pagar, es señal de que estoy seguro de mi mano no? Pues aún así, la ciega pequeña se tiró, y él pagó al instante, enseñando su JTo y avisando de que salía el 7 la próxima. Dicho y hecho, riverazo en forma de 7, y Gandalf que se queda con 600 fichas, que evidentemente puse en la mesa en la siguiente mano sin siquiera mirarlas porque para penar ya están los días de diario...
    Y hoy a tocado cara, aunque no lo he sabido hasta el final, ya que todo el torneo he ido super bajo de fichas. Ha sido en La Perla, y en esta ocasión he ido más por los colegas que iban a asistir, que por ganas de jugar en sí, ya que ayer me sature un poco. He empezado muy mal, ya que una Top Pair de JJ me ha dejado bastante corto contra unos Ases de mano del amigo David Magic. Pero he aguantado, porque quería apurar hasta la hora del partido, y al final tanto he apurado que cuando me he dado cuenta estaba en la mesa final. Una vez allí he tenido suerte y he cogido fichas pronto, y además han salido varios jugadores enseguida, algunos contra mí, poníendome aún más grande. Luego he aprovechado mi Stack robando bastantes botes, como uno contra el Perroteño, donde le  he metido All Ín cuando la escalera, 789TJ, estaba completada en el board, y se ha tirado por miedo a que tubiese la Q, cuando realmente tenía 23. Y cuando estábamos 3, la cosa iba bien porque estaría segundo en fichas, pero con muchísima diferencia sobre el tercero. Lástima que el Chip Leader haya decidido que se tenia que llevar la partida por lo civil  o por lo criminal y además pronto. Ha pagado un par de All Ín con 92o y 34o contra el jugador que estaba más corto, poniéndole casi a mi altura y después la suerte ha hecho el resto dándole color cuando yo había envidado después pinchar mi As a la dama en el flop. He pasado a ser tercero en fichas, casi a la vez que han dado las 12, y dado que mañana hay que currar, he decidido volver a envidarme esta vez en busca de una doble punta. Ambos han pagado también buscando proyectos, aunque los dos de color. Al fnal no ha salido nada, y Mijail ha ganado por carta alta As, quedando yo tercero.
    Y así es la vida, y mucho más el poker, unas veces sale cara, y otras cruz...

    Categories:

    Y tu... ¿Como Juegas?

    Posted by Administrador On 18:41 0 comentarios

    Han sido muchas las veces que he debatido sobre este tema con mis amigos pokeros, sacando finalmente la conclusión, de que en esto como en otras muchas cosas, es aplicable el refrán que dice "Para gustos, están los colores". Así y todo, he decidido postear sobre el tema, además de porque me lo hábeis pedido más en más de una ocasión, porque nunca está de más conocer más opiniones al respecto.
    Me viene al pelo un anuncio creo que de Nintendo, cuyo eslogan decía algo así como "Lo importante no es ganar, sino como juegas". Y para mí el poker es algo parecido, donde en esencia, lo importante es como juegas. Casi cada Viernes, me siento a la mesa con diferentes jugadores con muy distintos estilos de juego, todos muy respetables, valla por delante. Estoy seguro, que cada jugador, adopta el estilo que considera más rentable, y sobre todo, con el que se siente más cómodo y se divierte más, pero con lo que no trago es desde luego con aquellos que desprecian la forma de jugar de tal o cual jugador, sea la mía, o la de cualquier otro que esté jugando conmigo.

    SPT
    MI OPINIÓN: Yo desde luego veo el poker como un juego dinámico y por momentos espectacular, por lo que intento jugar de manera que pueda exprimir al máximo la partida en ese aspecto. Como he dicho antes, respeto infinitamente el juego de cada cual, pero igualmente considero innegable que no hay mayor placer durante una partida que robar un buen bote que no es tuyo, o ganarte el respeto de la mesa sabiendo proteger tus ciegas cuando alguno intenta robarlas. Soy consciente de que en muchas ocasiones, el ser tan agresivo, o tener un tan amplio rango de manos, puede llevarte ha parecer casi un maníaco, cuando intentas buscar manos imposibles, o cuando por slowplayear por ejemplo dos Ases de mano te los revientan con una doble pareja cualquiera en el flop, pero igualmente, tengo claro que mis mejores noches de poker han sido disfrutando con jugadas así, y he de decir que como todos sabeis no han sido pocas. Podría poner cientos de ejemplos de manos en las que he destrozado a un rival con una sola jugada de este tipo, y digo destrozado, pokerísticamente hablando por supuesto, porque en muchas ocasiones, al que consigues cazar en una de esas, no se reace y te acaba entregando todas sus fichas. Recuerdo el torneo de Salones Molina, donde quedé 2º. Ya en la semifinal, y contra uno de los jugadores más sólidos de la mesa y del torneo, le aguanté hasta el river un proyecto de escalera que me costó más de la mitad de mi stack, y una vez aparecido este, y puesto que no me sirvió, le terminé ganando empujando todas mis fichas al centro de la mesa. Le tiré de doble pareja sin haber ligado yo nada, y él, lo único que se llevó fué un tilt que le hizo ir regalandome las fichas manos después hasta eliminarse. También puedo recordar la ovación de la mesa al unísono, no a mí, por supuesto, sino a la jugada en sí, y los comentarios que se hacían quienes estaban cerca. Decidme, se puede conseguir esa sensación arriesgando solo cuando cres estár seguro de que llevas las nuts? Yo creo que no, y desde luego, cuando pruebas una sensación como esa, es difícil conformarse con menos... Digamos que es igual que, haciendo un simil futbolístico, si comparamos a Italia con Brasil. Ambos llevan más de 3 mundiales, lo cual no es moco de pavo, pero jamás se hablará del buen juego de Italia, sino de su catenacio, del codazo a Luis Enrique, y cosas así. El en lado contrario, Brasíl parte en todos los eventos como favorita, e incluso cuando es eliminada a las primeras de cambio, en el siguiente Mundial o Copa América, vuelve a considerársela candidata a lo máximo. Además, hay que contar también con que normalmente, en las partidas en que participo, el dinero en juego es prácticamente simbólico, por lo que de lo único que se trata es de pasar un buen rato, y si algo hay en juego, es más el gustazo que te dá el triunfo que el premio en sí, y para mí al menos, esos buenos ratos no serían tales si jugase de forma distinta, sin bien es cierto, que aún cuando juego en el Casino o torneos de más envergadura, jamás he cambiado de estilo. Cabe añadir en este punto, que es aún más reconfortante cuando no solo ganas la partida haciendo tu juego, sino que además lo haces contra algún rival que intenta demostrarte las bondades de ser ultra-tight.

    De todos es sabido, que si tengo un jugador favorito, ese es Pulpón. Para mí es sin duda el mejor a nuestro nivel: conocedor de juego como pocos, sereno, agresivo cuando toca y cauto cuando hace falta. Igual juega con un big Stac que quedándole 3 ciegas, y jamás da una partida por perdia hasta que entrega la última ficha. A nuestro nivel, es indudable que es uno de los jugadores más exitosos, ya que ha ganado varios torneos en vivo y online, así como la única liga online oficial de Castilla la Mancha, en la que dejó a un servidor en segundo lugar. Sin embargo, así y todo, jamás podría jugar como él ni aún intentándolo, porque percibo que vemos el juego de manera distinta, y esa es para mí la base de todo.

    Por otro lado, también desde mi punto de vista, hay algo más ligado a la forma en que uno juega, y es sin duda la forma en que te ven los otros jugadores. Cuando la gente percibe tu amplio rango de manos, y lo agresivo que tiendes a entrar en los botes, tienden a cogerte "manía", lo cual lejos de ser malo para tí, termina siendo una bendición, porque pese a lo que con todo lo dicho pueda parecer, no soy ningún loco, y justo cuando piensan haberte cazado, es cuando llevas una manaza, y terminan siendo ellos los que abandonan la mesa antes de tiempo. Igual también influye en esa "manía" digamos sana, algunos de las cosas que hago habitualmente en la mesa, y que visto lo visto, tienen el efecto deseado en algunos rivales. Enseñar siempre los faroles, halar con el resto de la mesa mientras estoy en una mano (lo que no significa perder tiempo), o cosas por el estilo, suelen distraer bastante al resto de jugadores y hacen que se centren menos en tu juego en sí, pero yo no creo que esté mal, son artimañas, como otros usan las gafas de sol o una capucha en la cabeza. Recuerdo una vez en el Casino de aranjuez, cuando mi amigo Paco estaba ya eliminado y me vehía desde detrás de el cordón, un jugador se le acercó y le dijo "Conoces a ese chaval, es agresivo de la hostia". Yo no conocía a ese chico, es más, diría que jamás había jugado con él, por lo que me sorprendió que me etiquetara tan claramente, aunque a la vez me encantó que fuera esa la etiqueta que me ponía...
    Tirando de nuevo del simil futbolístico, es, salvando y mucho las distancias, lo mismo que ocurre con Cristiano Ronaldo o Mouriño. Al tener esa forma de ser, la gente se extramotiva cuando se enfrentan a ellos, y como normalmente perden, la frustración es cien veces mayor a la que sentirían perdiendo ante una persona a la que no tuviesen tantas ganas. Y ellos, como saben que es así, pues también disfrutan la victoria el doble.

    Valla por delante, que como he dicho al principio, no quiero que parezca que estoy haciendo una apología de mi forma de jugar, ni mucho menos diciendo que es la mejor o la que más beneficios reporta. Simpelemte es la mía, es con la que más cómodo me siento, y es la que segurié utilizando mientras los rivales me lo permitan.

    Categories:

    La Noche de Perona

    Posted by Administrador On 16:08 0 comentarios

    Viene el título al pelo tal y como transcurrió la velada, aunque también serían apropiados otros como "Que noche la de aquel día" o "El gran Batacazo". Lo ocurrido anoche, entra dentro de ese "algo" que tiene el poker, que no sabemos que es, pero que nos atrapa y nos engancha cada vez más a este juego.

    Precisamente hablaba de eso con el amigo Pulpón durante la segunda partida, y quizá por eso, la noche se empeño en darme la razón.

    En la primera, había partido el bote con él, más por su generosidad, que por merecimientos propios, ya que prácticamente me doblaba en fichas llegados al Head Ups, aunque bien es cierto, que me lo tuve que currar muchísimo para llegar hasta ahí y un poquito si que lo merecía. La Partida había empezado un poco alocada, doblándose Pulpón en la segunda o tercera mano a costa de Israel, que se dejó llevar por las muchas outs que le daba su proyecto en el Flop. Con el jugador más fuerte de la mesa doblándonos en fichas al resto, solo quedaba aguantar e intentar que los demás me fuesen haciendo algo de trabajo. Solo me metía en manos con premiums o si el bote estaba muy barato. Ya en el tercer nivel, fue el propio Fernando (Pulpón) el que me eliminó de una Vez a Scurot y a María, en un triple All Ín en el que ninguno tenía escapatoria. Pulpón tenía AK, Scurot QQ y María KK, saliendo un As como primera carta del Flop que le acabó dando todo el bote a Pulpón. Después de eso, la mesa apenas se Movió, ya que creo que Felix, como yo, tenía claro que no se podían hacer demasiadas cosas contra un jugador tan sólido y con tantas fichas. Finalmente, Felix acabó cayendo en mis brazos eligiendo para echarme All Ín, justo la mano en que yo había pillado Ases.

    Partimos el bote, y a por otra. La noche empezaba bien, y con esa inercia comencé la siguiente partida. Ya éramos uno menos, y quizá por eso la cosa empezó más rápida, tanto que en la primera mano se volvió a ver un All Ín, entre Pulpón y Scurot (Perona), del que el segundo supo escapar sin dejarse todo el Stack. Como que no quiere la cosa, me ví con alrededor de 20.000 fichas, solo contra Scurot y David, los cuales no superaban ninguno las 6.000. Fernando estaba a mi lado, hablando de lo cambiante que es el poker, y lo atractivo que esto lo hace... "En la de antes he ganado sin problemas, y mira en esta, habiendo jugado igual", me decía. Yo pensaba lo mismo, aunque le decía que parecía que la noche se me ponía de cara, ya que tenia todas las papeletas de repetir victoria, o al menos pacto. Tan seguro estaba de mi mismo, que incluso bromeaba con el hecho de que dejaría el poker si no ganaba esa partida tal y como se estaba dando la noche. Pues bien, parece que los dioses del poker decidieron darme un buen escarmiento, ya que desde ese momento todo iría cuesta abajo.

    Recibo 64o en la ciega grande, y la mano me viene mini raiseada por Scurot en el botón. Decido ver, y el flop trae KK4, paso, y el se envida. Si había subido preflop tenía que tener cartas altas, de eso estaba seguro. Era raro que tuviese un Rey en una mesa tan corta y estando doblado en la mesa, así que solo me arriesgaba contando con que tuviese pareja de mano. Aún así decidí ver. Efectivamente!! Tenía AQ, o lo que es lo mismo, nada. Pero dos ochos en el Turn y el River, inutilizaron mi pareja ganando el con su As. Inevitablemente, eso me dejó bastante tilt, aunque aún nada estaba perdido, seguía siendo Cheap Leader, con casi la mitad de fichas más que él, y michas más que David. Sigue la partida, y dos manos después, me dan 56o en el botón. Pago y Scurot completa, pasando David en la ciega grande. El flop trae 47A, proyecto de escalera a dos puntas, pasa, pasa y yo pego 1000 de cara, para proteger mi proyecto. Scurot paga y se tira David. Sale el turn, un 3. Escalera!, pero paso, esperando que piense que me ha dado miedo el hecho de que me halla igualado antes, y el pasa también. El river, As, y esta vez meto 2000, pensando que es lo máximo que me va a pagar por el tamaño del bote, suponiendo que lleve algo pinchado. El responde con un All Ín, que me dejó loco, pero a la vez me puso contento, porque contaba con que lo ganaba. Tanto contaba con ello, que tiré mis cartas boca arriba a la vez que anunciaba mi escalera como el que anuncia una batalla ganada. Nada más lejos de la realidad, ya que apenas acabé de cantar mi escalera, el anunció "POKER DE ASES". Eso si que es un palo, y de los grandes. Me dejó muy corto de fichas, pero aún así, nada comparado con lo recortada que quedó mi moral. Ahí supe que no ganaría, y que debería decir Diego donde dije digo en lo referente a dejar el poker si no ganaba la partida. Los dos me superaban en fichas, además creo que nunca había sentido tanta impotencia ante un solo jugador como en ese momento con Perona (Scurot), que daba en esos momentos la impresión de ser invencible (de ahí el título del post). Seguí jugando sin ganas, hasta que me vi QTs. Dejé ver el flop, porque una parte de mí no quería tirar la partida todavía. QJ8, "Anda, mi dama", pensé yo, mira que suerte. Metí All Ín de cara y el pagó al instante, dejando caer un 9T que me dejó fuera de una partida que tuve ganada durante mucho tiempo.

    Y en resumen, así fue como se convirtió lo que prometía ser una gran noche, en una velada desastrosa como pocas...

    Categories:

    Un buen regalo de cumpleaños...

    Posted by Administrador On 2:24 2 comentarios

    En principio, pensaba que simplemente se trataba de cambiar de ubicación la habitual partida de los viernes. Pero en cuanto llegué a El Concierto, vi que la partida se había ampliado: Dos mesas completas, y sobre todo un montón de jugadores con los que nunca había jugado. Aunque lo primero que pensé fué que no era noche para torneo, decidí quedarme ante la insistencia de mis amigos Tomellosero y Scurot; de todas formas, a las malas podía hacer un all ín en cuanto me cansase...

    Pero una vez nos pusimos a jugar, cada vez eran más las ganas que tenía de demostrarme a mi mismo que podía conseguir algo, ya que la mesa que me tocó era un poco atípica. No había mano que no se subiera, normalmente pre-flop, además se vehían cosas tan extrañas como una subida pre-flop dede UTG a 1500 en ciega 25/50, o botes de 8000 fichas entre tres jugadores con la misma ciega, que luego se llevaba uno de ellos por carta alta Rey.

    Así las cosas, solo podía esperar mi momento, y aprovecharme del buen Stack inicial para que se limpiase la mesa un poco antes de entrar en juego. Decidí intentarlo en Cut Off con A9o a las cinco o seis manos de no tocar una carta, pero me salió mal, ya que la ciega grande resubió 600 y me tiró.

    Muchas manos después de no haber podido jugar ni desde la ciega grande, me autoimpuse que jugaría la siguiente, fuese la que fuese. Y llegó T2o. Aún así, seguí con el plan, primero porque desde que llevaba sin jugar cualquiera podría pensar que había pillado cartas, y segundo porque desde esa posición deberían suponer que solo lanzaría la mano con unas cartas decentes. Subo a 375 con ciegas ya 50/100, y todos se tiran hasta el botón, que era el jugador más agresivo de la mesa, que resube a 600. Ciega pequeña y ciega grande pagan, y yo hago lo propio sin siquiera mirar las cartas. El flop trae 3-5-7 y los dos que hablan antes de mí pasan. Yo tenía claro que solo me llevaría la mano con un buen mamporrazo que asustase al jugador agresivo, además de que creía que no tendría ninguno nada ya que eran cartas muy bajas, así que subí a 1750, consiguiendo llevarme un bote de casi 2000 fichas y mucha moral.

    En la siguiente mano, me vino J9 de diamantes, y nuevamente recibí una buena subida del mismo jugador, esta vez en Cut Off. La ciega pequeña se tiró y yo igualé sus 600. El flop me trajo dos diamantes y decidí tomar la iniciativa subiendo de cara, otras 600 que el pagó un poco a regañadientes. Turn, As de picas, esta vez paso, y el también, lo que me da que pensar que está algo perdido en el flop, por lo que planeo meter y bien en el riber. Y cae otro diamante, con lo que ya no tengo que simular nada, meto 1200 y el paga, enseñando pareja de Ases, con lo que me llevé otras tantas fichas.

    Pocas manos después, estando algo despistado con la otra mesa, Tomellosero anuncia All Ín, lo que volvió a atraer mi atención. Miro mis cartas, y me veo dos dieces como dos soles, con lo que no lo dudé ni un minuto. El tenía QJs, y aunque en el flop se le abrió un proyecto de escalera con el diez que me daba trío incluido, terminó perdiendo la mano, y poniéndome más que bien de fichas.

    De eso me empecé a aprovechar en las siguientes manos, robando varios botes, incluso tirando al jugador agresivo después de haber subido a 1600. Le conté las fichas, me ví dos cuatros, y decidí arriesgarme ya que en caso de perder aún seguiría muy vivo. Metí 3000, y bingo, conseguí tirarlo.
    Con el mismo jugador, volví a tener un buen encontronazo pocas manos después, estando yo en el botón. Después de una buena subida pre-flop, el se pasó estando en la mesa las tres primeras comunitarias, ante lo que yo decidí meterle All Ín de cara, tirándolo después de pensar un rato. Me preguntó que tenía, y le dije que ochos, cuando en realidad era 76o. Fué curioso que en la siguiente mano me saliesen realmente los ochos. Y también fué una mano con mucha acción, ya que en un flop con TT5, terminé tirándome ante la subida de uno de ellos, que el otro respondió con All Ín.  Fué un A5 contra proyecto de color, más o menos como me esperaba, y el color no se terminó de completar, con lo que habría ganado la mano, anque sigo pensando que hice bien, ya que el del color me doblaba en fichas y habría supuesto mi eliminación de acabar completandose.

    Una vez en la mesa final, lo primero que pensé, fué que de los ocho que éramos, aunque estaría el tercero en fichas, había tres con menos de 2000, con lo cual, no moviéndome demasiado, no tendría muchos problemas por pelear por uno de los premios.

    La primera mano de la mesa final, me trajo damas, que aunque intenté esconder lo más posible, no pude rentabilizar ya que con una pequeña subida en el flop, acabé tirándolos a todos.

    Del resto de manos, solo recuerdo que la chica de mi izquierda se salvó de perder tres veces estándo por detrás cuando le vehían el All Ín, y que me llevé un par de ciegas pequeñas cuando estaban ya en 1000 fingiendo que iba a subir ante la poca destreza de la ciega pequeña.

    Al final, una vez acabé con la suerte de la chica de mi derecha eliminándola con A9 contra Q9, quedamos tres jugadores, y aunque estaba el tercero en fichas, tube la gran suerte de que hubo un buen enfrentamiento entre los otros dos que acabó en All Ín, ganando Ruben con escalera contra dobles del otro jugador.

    Decidimos partir el bote porque no había ya muchas ganas de jugar, con lo que terminó siendo una buena noche de poquer que terminó casi de la mejor manera posible...

    Categories:

    Fue en la partida del pasado viernes. Solemos pensar que ese tipo de jugadas solo ocurren en Internet, aunque desde luego no es así, y a mí me toco vivir dos en la misma partida además siendo en ambas protagonista principal de la mano.

    La primera, fue un triple All Ín pre flop. En primeras posiciones, se restó Scurot por más o menos 2000 puntos, yo tenía unos 6000, así que dudé entre simplemente ver, o envidarme también para evitar sorpresas con los que quedaban por hablar. Acabé simplemente haciendo Call, pero fué Isra, quién después de mí, anunció All Ín también, así que terminé empujando igualmente todas mis fichas al centro, ya que el tenía poco menos que yo. Levantamos cartas, Scurot 77, Isra Ak, y un servidor AQs. Estaba claro que la situación pre flop no era para tirar cohetes, pero una reina en el flop acabó dándome la mano y poniéndome espectacular de fichas.

    Seguimos jugando, yo intentando mantener mi stack entrando en botes pequeños y no arriesgando demasiado, aunque con un rango pre flop bastante amplio, ya que la ciega no me suponía mayor esfuerzo. Estando en ciega grande, me dan K2 diamantes. Pulpón iguala en la ciega pequeña, y yo decido dejarlo así. Sale el flop 357, todo rombos, pulpón habla primero y se envida de cara, yo por supuesto veo con mi color al Rey. Enseña escalera 4-6 de mano, y el seis de rombos. Y estando todavía lamentándose porque no se esperaba mi color en el flop, vemos caer un cuatro de diamantes que le da una escalera de color. No sé si alucinó más el o yo, aunque el resto de la mesa no se quedó atrás. Me pegó un buen bocado, pasando de chipleader, a estar de los últimos. Además, el tilt que me provocó la mano, terminó haciéndome perder a las pocas manos buscando proyectos imposible.



    En fín, supongo que cualquiera, frente a un ordenador, se cagaría en el software de la sala en cuestión, pero ¿Y cuando pasa en vivo? ¿a quién culpar?... Supongo que simplemente, es POKER

    Categories:

    Llegué justo, la mesa estaba asignada ya y la que me había tocado no era precisamente fácil, M3Lgo, siempre complicado, Ramón el de Socuéllamos, con el que solo había jugado en la anterior jornada, donde me echó en la segunda mano del torneo con Reyes contra Ases, y el resto jugadores de los que no tenía referencia alguna ya que era la primera vez que coincidíamos.
    El torneo empezó tranquilo, con pocas subidas pre flop y viendo muchos river. Intentaba no meterme en muchos líos, defendía mis premiun cuando llegaban y sobre todo quise dejar muy claro que no tenía  una ciega fácil de robar, con alguna resubida cuando era menester. Ya en el segundo nivel, recibo X7 en la ciega grande, y una vez más la mano me vino limpia, paso y el flop trae 7X7, ciega pequeña me sube a 300 (ciegas 25/50),  y yo igualo después de hacer un poco el paripé. Sale un Rey en el turn, y mete 500, que veo haciendo lo mismo. River, X, y me mete 1000 fichas que yo veo al instante descubriendo mi trío que pensaba que era ganador, a lo que ella responde con un "Full de Reyes sietes", que me dejó loco, y por qué  no decirlo bastante tilt. Las siguientes manos fueron un querer y no poder, porque no me venían cartas y tampoco quería hacer locuras en forma de farol que me dejasen fuera otra vez a las primeras de cambio. Conseguí aguantar, y antes de que me diese cuenta se habían eliminado tres jugadores. Estando ya solo cuatro pillé un intento de farol teniendo yo segunda pareja de mesa que me reportó un buen puñado de fichas, y así logré colarme en la mesa final. Al poco de estar disputándose, José María me resubió una mano que hasta él venía foldeada por todos. Yo estaba en el botón, miré mis cartas y al ver A8s pensé que era el momento de jugársela a todo o nada, ya que pasase lo que pasase, para mí había sido un papel más que digno. Vio mi all ín y levantó A6. El Board no cambió nada y le dejé fuera llevándome un gran bote. Esa mano me puso chip leader, con muchísimas fichas, aunque no con muchas más que el amigo David Magic, que también lucía un buen Stack. Felix se encargó poco después de echar a Ramón con un flip, y acto seguido M3Lgo se lo jugó todo cuando yo tenía A9. Tuve que ver, más por la diferencia de fichas que por las cartas en sí. Volví a tener suerte, ya que otra vez iba por detrás con su A8. Con M3Lgo fuera, quedavamos ya solo tres: David Magic, Felix y Yo, con algo de ventaja sobre el resto. Después de mucho subir y bajar a base de perder pequeños botes y robar algunas ciegas muy altas para ese entonces, levanté KT en el botón, y subí a 1000, Magic pagó y felix se dejó robar la ciega grande. El flop trajo TXX, David subío otras 1500, a lo que yo respondí con un Instant All Ín, que el vio igual de rápido. Esta vez me tocó la cruz, ya que el tenía AT. Se dobló a mi costa dejándome con 650 fichas, apenas ciega y media. Me tripliqué al pinchar un Rey la mano siguiente, y así otras 3 veces seguidas después. Conseguí acumular unas 5000 fichas, aunque sabía que un resbalón acabaría haciendo inutil tanta suerte. Así fue unas manos después, se puede decir que fue un torneo capicúa, ya que lo acabaría tal como lo empecé. Me igualan la ciega grande, teniendo 79 de mano. El flop trae 773, Felix me sube a 800, que yo pago a la vez que pienso en la suerte que tengo porque encima es el quién intenta llevar la iniciativa. El turn fué un 2, mete otra vez de cara y yo hago All ín, ya que me quedaba poco por detrás de haber igualado. Paga otra vez al instante, y yo descubro mis cartas, esta vez con la cautela que te brinda un buen escarmiento. Efectivamente, otra vez igual, tenía full de sietes doses, en la quinta no se dobla ninguna y me quedo fuera.  En fin, un gran torneo, en el que me faltó fortuna para ponerle la guinda que se merecía. No obstante, contento, por el resultado y sobre todo por el buen rato de poker, que es siempre lo más importante.

    Y esta noche, acabo de terminar la partida de rigor de los Viernes, la cual ha estado también más que bien, ya que he ganado la primera tras eliminar a Pulpón con dobles de T2 contra AT en lo que intentaba ser un buen farol pre flop Además en una de las manos de mitad de la partida, hice poker de Ases con solo uno de mano, ganando un buen bote a Felix. En la segunda, he perdido precisamente contra él con pareja de ochos de mano, contra su AK, tras un flop con AA6.

    Quiero aprovechar también para recordaos a los que seáis de cerca de Tomelloso, que este Domingo a partir de las cinco de la tarde, se va a celebrar en La Perla Negra el primer satélite clasificatorio para la Copa Poker La Mancha, que se celebrará el próximo día 16 de Julio en el Casino de Aranjuez. Si teneis la posibilidad de acudir, de verdad, no lo dudéis, porque seguro que estará genial, como siempre.

    Categories:

    Cositas Varias

    Posted by Administrador On 14:01 4 comentarios

    Desde mi última entrada, han sido varias las cosas que han sucedido y que considero relevantes de alguna manera.

    Empezaré por el final, que es lo que tengo más fresco. El Jueves se disputaba en La Perla Negra otra jornada de la liga de Poker de verano. Era la primera para mí, ya que por distintas circunstancias no había podido asistir a las dos anteriores. Como siempre, un 10 en atención y organización, a las diez y media en punto empezaba el torneo. La primera mano apenas la vi, ya que estaba aún terminando de acomodarme. En la segunda mano, me repartieron Reyes. Siendo ciega grande, me dio tiempo a pensar antes de hablar. Solo tenía una cosa clara, no quería líos. Estos empezaron cuando desde el botón lanzaron la mano a 85 con ciegas 5/10. Una subida de más de 8 ciegas para empezar no estaba mal, pero como quería dejar las cosas claras, decidí resubir ya que no tendría posición en las siguientes calles de la mano. Doblo a 160, vuelve a hablar, y vuelve a resubir a 600. Pensé un segundo, pero no sé ni en qué. Le dije "Tienes Ases, pero no me queda otra", aunque en mi interior supongo que tenía un resquicio de esperanza de que fuesen damas o jotas. Metí All Ín, y antes que acabase de decirlo, hizo instant call poniendo una cara que delató los ases antes de que llegase a verlos. El flop fue cruel, ya que trajo otro As, y el river vino con un Rey como para recordarme lo que pudo ser y no fue. En fin, hasta ahí mi torneo. No sé que os parecerá a vosotros, pero desde mi punto de vista la mano estuvo horriblemente jugada, sobre todo teniendo en cuenta que acerté su mano, lo que no era muy complicado tal y como se dio. Supongo que lo correcto habría sido ver las 600 y haberme tirado tras el As en el flop, aunque en el momento, era justamente lo que no quería, meter medio stack en la mano para tirarme después si salía un As o carta doblada... Supongo que es mi forma de jugar, y simplemente fui consecuente con ello.

    Lo siguiente que me pasó, podría titularse "Menudos Chavales" si le hubiese dedicado un post exclusivo. Tras el fugaz paso por el torneo, Pulpón, que también había acabado pronto y yo nos habíamos quedado con ganas. Había un grupo de chavales, con una media de 18 años, que se disponía a empezar otro Sit al haber llegado tarde al torneo. Nos miramos un segundo y estuvimos de  acuerdo en apuntarnos. La partida comenzó, y al menos para mí, no fue como la había imaginado, y no porque ni mucho menos pensase que serían malos jugadores, sino porque lo que desde luego no esperaba, era encontrarme tan perdido en la mesa. Era alucinante, apenas se veían flops, y cuando llegabas a uno, acababas tirándote, ya que las subidas eran tan fuertes que nunca te merecía la pena seguir. Un par de veces recibí cartas premium AQ y 77, pero ambas tuve que lanzaras tras un buen envite con un flop no demasiado favorable. Decidí aislarme y no entrar en ninguna mano, y antes de que pasasen dos niveles, estábamos solo 4 en la mesa. Era cuestión de tiempo ya que ese ritmo deja por fuerza victimas rápidamente. Unas manos después de empezar el segundo nivel, volví a recibir AQ,  y lancé la mano en UTG, a 300. Uno de ellos pagó, y el flop trajo mi Q. Me pasé y él, metió 600, a lo que respondí resubiendo a 1500. Instant fold, que me hacía pensar que podía haber otra manera de contrarrestar ese juego. Al final, terminaron siendo víctimas de su propio juego, ya que acabó quedando solo uno de ellos con Pulpón y Yo. Pulpón siguió si mala racha cuando fue all ín con AQ y le pagaron con 69s (por ver que salía, pero sobre todo porque el chaval tenía más fichas que entre los dos) Al final, el chaval flopeó una escalera y dio con los huesos de Pulpón fuera de la partida. Decidió regalarme un pacto, ya que me hubiera fulminado en dos manos, pero ahí acabó todo, y acabó bien. 
    Si tengo que hacer una reflexión sobre esta partida, he de reconocer, que para alguien que gusta de jugar agresivo, es una gozada ver un juego tan valiente, aunque he de admitir, que visto desde fuera, llega a parecer que se juega a lo loco en muchas ocasiones. Sea como fuese, reconozco que para mí fue una autentica llamada de atención, que me hizo comprobar una vez más que en este juego ni mucho menos está todo visto por más partidas que hayas jugado.


    Y lo último, aunque fue lo primero en pasar, lo del Viernes pasado. Como todos los Viernes, nos disponíamos a echar la timba de rigor. Lo distinto en esta ocasión, fue que los planetas parecieron alinearse para que nadie pudiese jugar por unas cosas u otras. Terminamos Perona y yo en un mano a mano que tan solo servía para quitarnos un poquito el mono de poker. Para poneros en antecedentes, os diré que los dos últimos viernes habían sido nefastos para mí, no solo por perder, sino por hacerlo a las primeras de cambio la mayoría de las veces, por lo que mi moral no estaba ni de lejos en su punto más alto. No obstante, ese día había pasado algo. Una buena amiga de Twitter, me dijo que ganaría la próxima partida. Se que puede no parecer gran cosa, pero para alguien que está deseando agarrarse a un clavo ardiendo, no es baladí. Empezamos a jugar, temprano, y mas hablando que jugando. Cuando me dí cuenta, llevaba más de el doble de fichas que Scurot, y apoyado en eso no fue difícil acabar ganando. Segundo Heads Up. Este empezó distinto, un par de jugadas encontradas me dejaron más que corto, pero como si de magia se tratase, un trío contra Reyes de mano, y una escalera en el river contra trucha en el flop, acabaron volteando la partida y volví a ganar. Aunque ya era tarde, decidimos jugar otra, yo porque como es lógico no me cansaba de ganar, y Scurot, supongo que porque no se podía explicar tanta mala suerte y esperaba que la cosa cambiase. Fue sin duda el más extraordinario de los tres. Apenas en el segundo nivel, cuando aún estábamos muy parejos en fichas, hice All Ín habiendo flopeado una escalera. Perona me siguió con su proyecto de color que completó en el river, dejándome con 350 puntos y más fuera que dentro. En ese momento, volví a acordarme de María, mi amiga de twitter. Pasase lo que pasase, ella ya había acertado en sus previsiones, pero algo me decía que la cosa no acabaría ahí. Sin siquiera ver las cartas, me resté tres veces seguidas, ganando las tres con jugadas a veces tan inverosímiles como pareja de treses contra KJ de mano. Una vez me puse otra vez con unas 3000 fichas, volví a jugar con cabeza, y terminé llevándome nuevamente la partida a base de botes pequeños y con un All Ín final con dieces de mano, en el que mi trucha en el flop acabó con su pareja de Reyes. Se puede decir que lo que empezó siendo un Heads Up para pasar el rato, acabó siendo una buena inyección de moral para mi autoestima Pokeril. Gracias María!!!!!!


    Categories:


    ¿Por qué han cerrado las salas de poker en Estados Unidos? Aquí encontrarás algunas respuestas al Viernes Negro del Poker


    El viernes 15 de abril de 2011 ha pasado ya a la historia de la industria del juego en Internet y, especialmente, a la del poker online con el apelativo de Poker Black Friday; el Viernes Negro del Poker.
    PokerStars, Full Tilt Poker y Absolute Poker cerraban sus operaciones en Estados Unidos debido a los cargos presentados por el Juzgado del Distrito del Sur de Nueva York contra los principales responsables de las tres salas de poker por la vulneración de la UIGEA, la ley que prohíbe las apuestas online en el país, y delitos de fraude bancario y lavado de dinero.
    Los que habéis llegado al poker después de 2006 quizás no conozcáis la génesis de toda esta historia y para vosotros la UIGEA no sean más que unas siglas indescifrables. Intentaré resumir, en la medida de lo posible, la sucesión de acontecimientos que han desembocado en el mayor tsumani registrado hasta la fecha en el poker online.
    El 30 de septiembre de 2006, el Congreso de Estados Unidos, controlado en ese momento por el Partido Republicano, aprobaba la SAFE Port Act (Security and Accountability For Every Port Act) una ley sobre la seguridad en los puertos del país que, a última hora y en su título VIII, incluía la UIGEA (Unlawful Internet Gambling Enforcement Act) o Ley de Ilegalidad de las Apuestas en Internet. El 13 de octubre, el presidente George W. Bush ratificaba con su firma la ley, que entraba automáticamente en vigor prohibiendo a los ciudadanos la participación en juegos de apuestas a través de Internet.
    En los últimos días, en España estamos a vueltas con la aprobación de la ley del juego que regulará de una vez por todas el sector, tras todo este tiempo navegando en la “alegalidad”. La diferencia respecto a Estados Unidos es que allí sí que había una ley al respecto y era, en principio, meridianamente clara. Más allá de lo justo o injusto de la misma (eso es harina de otro costal), los ciudadanos de Estados Unidos no podían jugar al poker en Internet con dinero real, so pena de incumplimiento de la UIGEA.
    A los pocos días de la aprobación de la UIGEA, PartyPoker cerraba el acceso a los jugadores de Estados Unidos. Hay que tener en cuenta para entender el calado de la decisión que, en ese momento, Party Poker era la sala número del mundo por volumen de jugadores.
    Tras PartyGaming, fueron otras empresas como bwin o Cassava Entreprises (Pacific/888poker) las que decidían abandonar el mercado USA, mientras que PokerStars, Full Tilt Poker, Absolute Poker, UltimateBet o Bodog decidían no cerrar sus servicios a sus clientes de Estados Unidos interpretando que, según la ley, ellos no cometían ningún delito. Esta decisión provocó un “nuevo orden mundial” en el sector y aupó a PokerStars y Full Tilt al liderazgo internacional del poker online.
    Desde entonces, el discurso de las compañías que en su momento abandonaron en mercado USA ha sido que PokerStars, Full Tilt y el resto de las que permanecieron ofreciendo sus servicios a los estadounidenses han estado ejerciendo una competencia desleal e incumpliendo la ley. Por lo que ahora sabemos, y por las noticias que, de cuando en cuando, surgían desde Estados Unidos al respecto, las autoridades del país lo tenían bastante claro; las salas estaban incumpliendo la ley y era cuestión de tiempo que algo así ocurriera.
    Un caso tan extremadamente complejo requiere unas pruebas exhaustivas y la piedra filosofal del asunto parece tener nombre y apellidos: Daniel Tzvetkoff; el individuo presuntamente encargado de tejer el armazón fiscal y empresarial que permitió a estas salas operar con fondos de los estadounidenses, y que finalmente habría colaborado con las autoridades, denunciando a sus antiguos clientes, para evitar o reducir su pena.
    ¿Y ahora qué?
    Aventurarse con hipótesis sobre qué es lo que va a ocurrir ahora con estas salas, con los depósitos de los jugadores de Estados Unidos o con el mercado, tanto en ese país como en el resto del mundo, resulta un ejercicio de futurología absolutamente impredecible.
    En principio, los depósitos de los jugadores no-USA a corto plazo deberían estar garantizados, ya que los problemas legales de estas empresas se circunscriben a Estados Unidos, pero el futuro financiero de las empresas dependerá en gran medida de su exposición a ese mercado (mucho mayor la de Full Tilt que la de PokerStars y enorme en el caso de Absolute Poker), de las posibles multas que tuvieran que afrontar tras la resolución del caso y de la posibilidad de que este episodio les impida conseguir una licencia en un futuro mercado regulado.
    Aún así, el riesgo de que una avalancha de cash-outs ante el pánico general podría poner en más problemas a las salas aunque, por el momento y según los casos que encontramos con usuarios de Poker-Red que comentan en la noticia de portada y el foro, los retiros de dinero para los no-estadounidenses se siguen procesando. Por lo tanto, llamada a la calma y recordatorio del primer consejo en materia de gestión económica; “no pongas todos los huevos en la misma cesta”.
    Lo que resulta evidente es que los jugadores USA no va a poder jugar al poker online en los próximos tiempos y esto sí que supone un importante acontecimiento que tendrá consecuencias importantes en todo el sector y en su futuro a medio y largo plazo.
    Por lo demás, solo nos queda esperar a ver cómo se desarrollan los acontecimientos en las próximas fechas, pero como diría Bob Dylan, y haciendo un balance general de lo que está ocurriendo en las últimas fechas parece que los tiempos están cambiando

    Categories: